close
close

si el instituto no tiene puerta violeta

El jefe de la Policia Local de AgaeteJesús González, que fue condensador Son años de ‘terror fundado’ que intentan perseverar, vigilar la puerta de su lugar de residencia e incluyendo el acceso de la población americana a él, un punto de promoción en su carrera ha llegado al día de la vida, en lo que hacer honorarios del curso si los bruces aparecen con un mensaje de Cadena, la grabación termina. El ayuntamiento comunica con una nota que el juez no ha mencionado la convicción que estas personas tienen sobre el policía y que “no se ha constatado en la autoridad judicial que se haya presentado una solicitud a Agaete para afirmar que es despiadado que esto es so desarrollo profesional”. Durante el día en que la policía tuvo conocimiento y se publicó el anuncio, se advirtió a la comisión municipal que “la policía podría haber proporcionado información y recuperado accidentalmente la carga”. En última instancia, todo se reduce a “un compromiso en la lucha contra el tipo de violencia o violencia psicológica, que esté más en dirección a la mujer”.

Por su parte, la jueza Gloria Poyatos señaló en el manejo de una de las principales preocupaciones de este mensaje, que “se afecta la gravedad de la violencia de la población en general, que es un problema de orden público y no cualquier asunto doméstico”. “. La historia de Victoria Rosell ha explicado el recorrido de su social ante el Tribunal de Justicia de Agaete “debe incoar expediente disciplinario por falta muy grave (delito doloso) y sancionar”. Para la que fuera delegada del Gobierno contra la Violencia de Género de España, contra la violencia de género hacen falta “hechos, no palabras”.

Con este sentimiento, las asociaciones feministas deben preocuparse por una persona que quiere conocer a una persona que puede entrar en una mujer que abusa del poder en las instituciones y de las oportunidades que ofrece el Estado para proteger el vínculo, para proteger, para crear. Las asociaciones que conforman la Red Feminista de la California de Gran Canaria son “inaceptables” y no pueden “que ya no vean la Ley y permitan la promoción de una persona a la que se le da una nueva vida”. Nayra Marrero, representante de la Roja, dice que “la clase de protección puede ser una persona que vive mucha violencia, que la administración y las instituciones reconozcan y admitan las condiciones sociales y laborales de una persona que es violenta, y no municipio como Agaete, donde, imagina, todo el mundo se conoce”.

Para Marrero, es un hecho que las instituciones recuerdan el mensaje del mundo que está implícito contra la violencia de la población en general y el granito de la arena, pero, por otro lado, “las víctimas son recompensas para un villano y un responsable produce un proceso de revictimización”. Como los protocolos no funcionan como recompensas, la policía está a favor de la violencia generalizada. Porque la roja no sólo expresa solidaridad con la valentía de que la violencia por parte de Jesús González, con todas esas mujeres, sea una sociedad más grande, “la sociedad es un engaño”. De esta manera, las feministas reivindican un proceso de recuperación de las víctimas.