close
close

Un 30% de la cubana estará de apagón en el horario de máxima de la demanda del sistema jueves

La Habana, 23 may (EFE).- Las consecuencias de estos acontecimientos afectan sólo al 30 % de Cuba y la demanda máxima de combustibles, la media y los mantenimientos, se estima en la actual Unión Eléctrica (UNE) en toda su agenda informada.

También se da el caso de que otras personas están entrando en la fase de las grandes centrales a las que el alcalde y el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, han llegado a la situación de “emergencia”. Puede producir grandes cantidades durante las finales de energía y medios de marzo.

En los últimos años se han registrado hasta el 38% de los hasta y todos los locales elaboran productos 15 días al día, lo que afecta a la industria, pero a la intensidad formativa de la familia.

Debido a que un turno siempre está vigente, una hora diferente del día durará 24 horas. En La Habana, donde está el horario habitual de la mayoría de la gente, esto se puede configurar para que se reproduzcan cada vez más horas en bloques que influyen en la gran capital.

La UNE, que publicó el Ministerio de Energía y Minas, cuenta con una generación eléctrica máxima de 2.240 mega barriles (MW) para atender una demanda que podría alcanzar los 3.100 MW.

Además, el desfase entre la oferta y la demanda de 860 MW y la afectación a los circuitos que realmente alcanzarán 930 MW en el “horario pico”, a su avanzada edad, porque coinciden con los de domicilio, electrodomésticos y aire. acondicionamiento.

El Sistema Eléctrico Nacional (SEN) de Cuba se ha encontrado en una situación relacionada con el fallo de los combustibles importados y el uso de plantas en las centrales térmicas, obsoletas por más degradaciones de uso y el fracaso de reversiones y mantenimientos.

La unidad de producción en una de las actividades operativas termoeléctricas del país es mediana y con muchas paradas por mantenimientos. Todavía hay motores de 50 generaciones que utilizan servicio inflamable.

El Gobier cubano ha arrendado varias centrales eléctricas (que funcionan solas) para reducir la capacidad de generación, una solución rápida a los temporales, la contaminación y los costos.

Los apagones han dejado atrás la economía del país, que se encuentra en una situación desesperada.

Exhaló la explosión de protestas contra los últimos años del año, incluidas las alcaldesas del 11 de julio de 2021, y el paso del 17 de marzo en Santiago de Cuba (esta) y otras ciudades locales. EFE

jpm/anuncio